Una visita guiada por El Risco de San Nicolás

Son ya cerca de las 10:45, la gente empieza a llegar puntual a la cita. Manuel y yo empezamos a atender a los turistas locales que ya quieren saber y curiosear. Patri, con cámara en mano y preparada para captar instantáneas de este paseo, llega por la calle Álamo. El día acompaña, al menos no llueve, y el sol asoma a cada rato. Llevo solamente 6 meses paseando por este barrio, y me asombro de lo rápido que lo siento mío, del cariño que se le coge a un lugar, a unas calles, a la Ermita…

Hace ya 8 años que nació la semilla de lo que es hoy A pie de Risco turismo. Un proyecto bonito y necesario donde la promoción socioeconómica del barrio es uno de los objetivos principales. Hemos realizado numerosas actividades relacionadas con el tema, por ejemplo, un taller de Turismo Sostenible. En este curso los vecinos y vecinas estudiaron a fondo los recursos del barrio, y diseñaron algunas rutas. Cuando las pusimos en práctica disfrutamos mucho llevándolas a cabo. Juan Manuel, uno de los participantes, no paró de darnos información privilegiada, que si el número 9 de la calle Roble era una panadería, que si aquí era mi colegio, que si allí vivía Pepita la de Manolito, que si mi madre venía a comprar por aquí, que si aquí se ponía María la de los Pirulines a vender, etc.  Es un paseo, pero también, a la vez, un viaje en el tiempo. Trasladarnos a otro tiempo donde la existencia se repartía entre el trabajo y la tranquilidad, arreglar un techo, jugar a la baraja o a la cría de palomas o canarios, es fantástico. Como cuando vas al cine y por unas horas te metes de lleno en esa historia que estás viendo.

Salimos puntuales, a las 11 estamos ya delante de la Ermita. En esta ocasión han venido 20, una cifra perfecta para ofrecer una ruta de calidad. Les entregamos el tríptico con el mapa, y comenzamos. ¡Se abre el telón!

52602636_1989682268007549_6278725613855440896_o

Después de adentrarnos un poco en el barrio, haber visto sus calles y callejuelas, ese entramado tan pintoresco que nos recuerda a veces a un mapa medieval, hacemos una parada en el Polonia, cantina del barrio, club de boxeo y antiguo club de fútbol. Allí Blas, el encargado, nos atiende divinamente, y entre cafés, aguas y refrescos cogemos algo de resuello. Esta primera parte es la más costosa, ya que subimos parte del Risco, la montaña. Esa montaña donde se asentaron, en el s. XVII, muchos de los jornaleros, albañiles, marineros y empleadas del servicio doméstico que trabajaban en la zona de Vegueta y Triana.

Seguimos caminando, y nos encontramos con una plaquita de madera en forma de flecha, que nos indica el camino que debemos seguir.

La siguiente parada es en la calle Sierra Nevada. Aquí la panorámica es espectacular. El Océano Atlántico se abre poderoso frente a nosotros, si cerramos los ojos, podemos oler hasta la sal del mar. Mejor todavía, nos podemos imaginar por un momento que tenemos en frente unos 73 navíos, capitaneados por el holandés Peter Van der Does. ¡Buff!  Nos podemos imaginar la impresión que esto causó hace 5 siglos a la población de la ciudad.

52596118_1989681938007582_8667579835410808832_o

Las palomas y los gatos están presentes en toda la ruta, son un clásico del Risco. Está claro, en este barrio hay tradición colombófila y amor a los felinos. Han aparecido algunas nubes y eso nos viene bien. Llegamos al mirador de los Castillos, allí hacemos una parada para contemplar el Castillo de Mata, Castillo de San Francisco y los restos de la muralla Norte. Aquí muchos visitantes que residen en la ciudad empiezan curiosos a intentar localizar y divisar sus casas y sus azoteas. Es un juego divertido.

Nos toca ya emprender la bajada, la gente anda como loca haciendo fotos, hay muchos rincones fotogénicos. La ruta va llegando a su fin, llegamos a la Academia, nuestra sede en el Risco.

Es maravilloso hacer turismo en tu ciudad y descubrir lugares que no son muy visitados. Yo ya estoy apuntada a otras rutas de la ciudad para seguir descubriendo rincones e historias de nuestro pasado.

52441724_1989681841340925_3371549378899607552_o

Aquí tienes el formulario para inscribirte a la próxima Ruta por el Risco de San Nicolás.
Te esperamos!

Sara Juan Miranda  – Traductora intérprete. Guía turística. Responsable del área de turismo sostenible de la Fundación Canaria Farrah.

sara-blog


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s