Dame un día

Ya pasó ese día gris de Octubre, en el que hablamos de erradicar la pobreza, algunos aún lo llaman el “día de la pobreza” como si el hambre se concentrara en un día y nos aliviara el peso de pensarla en cada desayuno.

Es el día en que la tinta de los periódicos regaló unas gotas a las zonas oscuras de este mapamundi, las televisiones mezclaron imágenes frías con estadísticas mentirosas y la radio se quedó un poco muda de vergüenza.

“Dame un día” me soplan al oído miles de voces, dame un día de fiesta y carga tu la leña o regálame una jornada entera sin pompear agua. “Dame un día” escucho a las niñas decir, una pequeña prórroga antes de un matrimonio precoz y comparte mañana conmigo las arras del desconsuelo y la esclavitud.

El 17 de Octubre de 2017 cumplimos 30 años de día mundial de lucha contra la pobreza. Ese día en 1987 más de cien mil personas se congregaron en la plaza del Trocadero, en París, donde en 1948 se había firmado la Declaración Universal de Derechos Humanos, para rendir homenaje a las víctimas de la pobreza extrema, la violencia y el hambre. Han pasado tres décadas y Babacar sigue con hambre.

Este año cayó en martes, un día con mala fama y que a todos nos recuerda lo lejos que está viernes, por lo que, probablemente,  estuvimos apagados como la colilla que un amigo sostiene sobre los labios mientras escucha “Imagine”.

Time is on our side, “el tiempo está de nuestra parte” decía el poeta pero lo mataron un lunes y ya no canta. El tiempo estará de nuestra parte si lo luchamos, si conquistamos un día más para que a lo lejos el minutero marque que acabó la injusticia, porque la palabra “pobre” es nuestra afrenta y no hay afrenta más pobre que el silencio.

Farrah estuvo ese día con sus posters y junto a otros grupos hicimos ruido para celebrar un día eterno, en el que no por mucho amanecer anocheció más temprano, ni por muchos gritos que dimos a un mundo sordo se volvió la mirada al sur.

Fue un día para recordar que la Infancia se muere, se violenta, se esclaviza, que ha “esta hora exactamente hay un niño en la calle” y que hay tanto caldero vacío que no hace falta encender fogones, para pensar en los refugiados, los desplazados, en las hambrunas y en la pobreza extrema.

Algunos dicen que un día de esperanza en un mundo justo y sostenible, y que alumbrará un sol para todos y todas en este tambaleante planeta. Otros prefieren no ver, no oír, no sentir para que no duela, para poder cerrar los ojos y esperar que vuelva el sueño.

También hay mucha gente que  se pintó de guerra o de paz, soñando a todo el mundo compartiendo el mundo…mientras otra pasa un hambre pobre, sin más pan que el que le robaron, sin aliento porque les robaron el aire.

El almanaque corre y pasó el 17, alguien escuchaba Imagine e imaginaba que es posible. Porque más de 815 millones de personas aún viven con menos de US$1,25 al día y muchos carecen de acceso a alimentos, agua potable y saneamiento adecuados. Y todas gritan: ¡Dame un día!

Sólo un día al año nos piden, unas horas para pensar qué vamos a hacer ante tanto oprobio.  Hagamos algo ya, Ahora! Porque ha pasado tanto desde que nos dimos tiempo.

EL 17 DE OCTUBRE FUE EL DÍA INTERNACIONAL DE LUCHA PARA LA ERRADICACIÓN DE LA POBREZA. Fue un día muy corto, un segundo en el reloj del universo.

Pepi Farray – Presidenta de la Fundación Canaria Farrah para la Cooperación y el Desarrollo Sostenible.

pepi-02

Anuncios

Un comentario en “Dame un día

  1. Gracias a personas como ustedes, tan solidarias, es por lo que vale la pena luchar y trabajar en un mundo tan material y podrido por culpa del maldito capital.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s